#cookieChoiceInfo { display: none; }
Allen Ginsberg, tras leer las críticas oficiales a su poema Aullido:
"La poesía ha sido atacada por un aterrorizado hatajo de ignorantes y pelmazos que no comprenden cómo se hace, y el problema con estos cretinos es que tampoco la reconocerían si se les apareciera en mitad de la calle y se los follara a plena luz del día."

domingo, 1 de enero de 2012

Paganini

Un tritón escala por una cuerda de violín
abriendo camino a la estirpe del diablo.

Esos dedos largos recorren los hilos
trenzando a Elena con Pitágoras
para acabar escuchando la risa de Janis
subida en un auto imaginario.



Niccolò resume el diagrama del sonido
y el hierofante pare el numen
que calienta las carnes del planeta
con lo que es preciso asumir para ser,
incluso estando dormido.

No hay lugar en el camposanto
para la bendita duda.

4 comentarios:

El Brujo de Letziaga dijo...

Claro que no hay lugar en el camposanto para la bendita duda, porque en ése sitio solamente hay paz, la que llaman la paz de los cementerios.

Sobre Paganini -la primera vez que oigo ése nombre-, decirte que soy un profano en la materia y nada sé del personaje en cuestión, pero de la forma que lo dibujas en tus versos, parece ser que fue un tio bastante especial con el violin y en su vida personal, ya que veo que lo colocas por las "nubes" jajaj.

Bsssos

susi underground dijo...

Paganini fue un violinista excepcional. Era capaz de mover sus dedos a velocidades vertiginosas.
Con decirte que la iglesia le persiguió acusándole de haber hecho un pacto con satán para obtener su maravillosa música (y la escala tritón, llamada el sonido del diablo). No quisieron que sus restos reposaran en ningún lugar santificado por las iglesias jajaa.
Como verás, brujo, tiene todos los ingredientes para que me encante.

Abrazazooooos!

Tanito dijo...

Una poeta, una soñadora, una artista...una mujer...descendió lenta y felinamente por la liana de seda que colgaba de la nube que llovía gotas de talento para halagarme con un delicioso y genial poema. Un millón de gracias, Musa inspiradora e inspirada.

Firma: "Paganini".

susi underground dijo...

Enormemente agradecida, queridísimo Paganini.
Siempre me encantó tu relación con los cuervos negros de la iglesia, eres para mi un ejemplo.
Besos de tritón escalando nubes que gotean tu arte.