#cookieChoiceInfo { display: none; }
Allen Ginsberg, tras leer las críticas oficiales a su poema Aullido:
"La poesía ha sido atacada por un aterrorizado hatajo de ignorantes y pelmazos que no comprenden cómo se hace, y el problema con estos cretinos es que tampoco la reconocerían si se les apareciera en mitad de la calle y se los follara a plena luz del día."

domingo, 4 de diciembre de 2011

circunferencias al aire


La moneda subió por el impulso del pulgar
redoblando el número de circunferencias
que rodeaban su corona.

En un instante vio toda su vida
en fotogramas de vinilo sonrosado
por las gracias de las focas
que bailaban la pelota en la nariz.

Se le agrió la digestión del último bocado
de ansias irrefutables y simples delirios,
qué menos que simpatizar
con el bicarbonato sódico
en momentos tan delicados.

Según bajaba la moneda,
se lamentó de no saber elegir.

10 comentarios:

El Brujo de Letziaga dijo...

Prefiero el omeparazol, porque el bicarbonato sódico sube la tensión.

Se ve que eligio cruz en vez de cara, pero habra que saber si esa moneda era un duro o un euro, porque si era un duro, pues casi mejor cruz a que salga la cara del gallego del Ferrol.

Un beso

susi underground dijo...

Ya no hay duros, brujo. Al menos mi prota no los tenía... le hubiera salido el enano, con la mala suerte que se gasta.
Así que el bicarbonato sódico sube la tensión? no lo sabía.
Tenemos que hacer un consultorio, tú para el cuerpo y yo para la mente, ya verás cómo nos forramos.
Besazos, Benja.

El Brujo de Letziaga dijo...

NA++, el sodio sube la tensión.

CLNA, sal común.

La tensión arterial la sube el sodio y no el cloruro, por eso dicen de eliminar de la dieta la sal.

¿Sabes?...El salchichón por cada 100 gramos lleva 15 grs de sodio. Una barbaridad.

Un beso

susi underground dijo...

Yo aconsejo hacerse vegetariano. No sólo por lo del salchichón (lo físico es lo tuyo), sino por la dimensión mental (cosa mía), ya que nos sentimos mejor cuando hacemos el menor daño posible a lo que nos rodea. Ganamos una pluma más de nuestras alas cuando tenemos la conciencia tranquila.
Aupa ese brujo...!

Tanito dijo...

En cierta ocasión ocurrió algo similar, solo que aquella vez la moneda jamás bajó,por lo que no tuvo ocasión de lamentarse en la bajada.
Mal asunto tener que elegir entre ambas opciones, pero bello tu poema. Mal asunto siempre tener que elegir, pero bello tu poema.
Chumendos, Bella.

Xinauh DeÁ dijo...

Qué difícil comentar, eres la reina del surrealismo y me haces pensar mucho con tus poemas, aunque en ocasiones no sé si acabo de hacerme con las imágenes que deseas transmitir.

Ojalá fuera tan fácil con tan solo tomarse un buen trago de bicarbonato.

Un besazo preciosa!!!

susi underground dijo...

Pues eso sí que es mala suerte, pardiez! una moneda que vete a saber qué ha ocurrido para que no baje... y el hombre esperando como un bobo.
Siempre hay que elegir, Tano. Es preferible no dejar determinadas cuestiones al azar.
Besos, gitano.

susi underground dijo...

Es verdad que soy un poco difícil, pero es que más que describir situaciones físicas me gusta describir las mentales.Como quien hace una foto de un instante de la mente, sin más.
Si no bicarbonato, alguna otra cosa que te guste jeje.
Besos, alada.

Ángel DeX dijo...

UNA MÁUINA

Y ahora de normal el comentario.
Si tuviera que definirte en mi pobre visión del mundo diría eres un torrente bello que no deja de dar agua de vida. En poco tiempo has parido unos poemas que desbordan la imaginación y nos adentran el mundo del subconsciente y de la realidad vestida de locura ilógica pero necesaria. Surrealismo puro en todo los sentidos y eso me gusta. Te felicito por ese poder de lanzar tantos dardos de la palabra a nuestra retinas y mentes. No dejes de plasmar tu mundo interior Susi y gracias.

Pido disculpas por mi tardanza en responder y leer pero llevo días malos tanto en mi tiempo como con Blogger que me está volviendo loco con problemas de actualización.

Bssssssssssss Silvestre gamberra subterránea.

susi underground dijo...

Tu no tienes que pedir disculpas por nada, ángel.
Me alegra mucho volver a saber de ti.
Muy imaginativos, los comentarios jejeje.
Un beso asilvestrado.