#cookieChoiceInfo { display: none; }
Allen Ginsberg, tras leer las críticas oficiales a su poema Aullido:
"La poesía ha sido atacada por un aterrorizado hatajo de ignorantes y pelmazos que no comprenden cómo se hace, y el problema con estos cretinos es que tampoco la reconocerían si se les apareciera en mitad de la calle y se los follara a plena luz del día."

martes, 8 de abril de 2014

Uñas y Remedios


Detalle de "Papilla estelar", Remedios Varó



"Supe entonces que estaba hablando de mí 
y de mi cocina, y de mis hijos lunares 
y de las estrellas que yo trituro." 
(Remedios Varó)


Sangre de tierra y un poco de risa de cobre cuando el sol se emborracha de altura, 

la sorpresa de una visita nocturna, tintura madre de rabo de bosque,

brillos musicales donde se conciben las siemprevivas

y cordones de plata vieja que unen los círculos de las espirales.


Dimensiones directamente proporcionadas por la cantidad de ojos que las descubren,

rojo y negro durante siete ciclos de doce llaves telepáticas, 

demonios, presencia del cosmos a partir de una pregunta 

en plena primavera originaria. 


Dolores con nombres y apellidos y alas artesanas en perfecta línea paralela. 


Remedios para el asma, el apotegma, la gimnasia, 

la estructura del átomo explosivo y la ciencia que no quiere saber 

de qué se componen las uñas de Remedios.






                                   http://www.francisco-serrano.com/essays/arts/remedios.pdf






5 comentarios:

F.E.León dijo...

Tengo dificultad en llegar a tu blog, esto es mi vida, Susi, aprovecho para volver a leerte y comprobar que sigues con esa incontinencia creativa (expresión que utilizó un crítico para hablar del Calamaro de "Honestidad brutal) y tu mundo propio. Es cierto que estamos muy lejos en cuanto a estilos, yo opté voluntariamente por uno que pudiera estar al alcance del hombre más elemental, tú sigues creando un mundo que busca a las personas próximas a ti, con asociaciones de palabras asombrosas como hacía Lorca en el Poeta en Nueva York más áspero y dolido. Pero te he leído poemas diferentes en este aspecto y recuerdo que me gustaron mucho, como aquel que dedicaste al hombre que llamabas abuelo aunque no lo fuera (escribo de memoria, no te enfades si me equivoco).

Sigo luchando en contra de los períodos de hiperactividad que me crean tantos problemas por decir las cosas que se dice alguna gente por teléfono, por no perder de vista esta limusina demasiado vieja que me prestó Cohen.

Mi correo es franleoni@yahoo.es (para enviarte un trabajo sobre Pasolini.)

Tu correo, el que tengo desde hace más de dos años no responde.

susi underground dijo...

Ya sabes que, a veces, lo que queremos contar no tiene nombre, por eso cambio de estilo sin ningún problema de conciencia, si otras formas me acercan más a lo que quiero. Beats y surrealistas tienen abierta la puerta de mi casa, pero me gusta Miguel Hernández tanto como Gil de Biedma, aunque Espronceda antes que Bécquer. Y luego me sale lo que me sale, papillas de todos ellos y un poco mío.
Es verdad que escribimos desde esquinas distintas del tablero, pero siempre me pareciste muy cercano. Si alguien te leyera deprisa, se perdería la carga de profundidad que siempre está por ahí. Me parece que nuestro ideal ético es el mismo, así que la estética es sólo un medio para mostrarlo, y compartimos símbolos generacionales, eso seguro. Y no te pierdo la pista. Te envío un correo y copias el mío, muchas gracias, Efe.

Ana Burillo dijo...

Cordones de plata vieja que unen los círculos de las espirales...
Esta frase me ha traído a la mente un viaje astral en el círculo de esa vida que gira en espiral.

Huellas dijo...

Cuando el ingenio flota sobre la genialidad...

Gracias por estas entregas fascinantes, creativas y sublimes.

Besos

susi underground dijo...

Son frases que sacaba de los cuadros de Remedios, están llenos de duendes. Ana y Ana, un abrazo enorme.