#cookieChoiceInfo { display: none; }
Allen Ginsberg, tras leer las críticas oficiales a su poema Aullido:
"La poesía ha sido atacada por un aterrorizado hatajo de ignorantes y pelmazos que no comprenden cómo se hace, y el problema con estos cretinos es que tampoco la reconocerían si se les apareciera en mitad de la calle y se los follara a plena luz del día."

lunes, 1 de abril de 2013

Forma y sustancia




                                                                                                              Fotografía: Ligth my fire, de Dariusz Klimczak



                                         
                                       Yo quisiera haber llegado antes al oxígeno en tu sangre,

                                       pero no vi nunca esa naturaleza serena como cima dormida 

                                       sobre nubes de escayola:

                                       presencia libre de gravedad sin remedio.


                                       Me hubiera gustado no haberme dormido 

                                       cuando tu cuerpo pasaba por mi lado,

                                       que hubiese quedado fija en la memoria

                                       tu mirada esculpida en mi nuca;

                                       el perfume de tu sombra, tomillo y menta...


                                       Una premonición sin dudas tendría que haberme contado

                                       que tus pájaros en la cabeza buscaban a los míos

                                       para escaparse de todos los inviernos.

                                       Aunque yo ya lo sabía,

                                       porque ahora lo recuerdo.





12 comentarios:

Huellas dijo...

Volver en el tiempo a esos momentos que hemos vivido y se nos quedaron escasos, pensando quizás que habría más.
Pero siempre se puede soñar, y revivir... o hacer poesía de la buena.



Juan Manuel Rodríguez dijo...

Recuerdos como tomillo y menta...o jara y romero...recuerdos como olores que impregnan y se quedan...
como algunos versos... así, sueltos, en el aire. Recuerdos y tiempos de pasados que siguen tiñendo los presentes.
Juanma

susi underground dijo...

Y sin embargo, aquí hablo de un prometedor futuro. Lo que pasa es que una es un poco oscura, eso sí.
Muxus, Ana.

susi underground dijo...

Cómo me alegra tu visita, poeta campero.
No me gustaría olvidar nada de lo que vivo, para bien o para mal. Al final, ese será todo nuestro equipaje.
Un abrazo con olor a madreselva (cómo huele esto cuando salen, Juanma...)

Gonzalito dijo...

Sin embargo, hay pajarillos que cuando emigran, equivocan el rumbo. Precioso, Maria, precioso.

susi underground dijo...

Sí, también los hay.
Gonzalito, gracias por tu visita y por tu comentario.
Hasta cuando quieras.

El Brujo de Letziaga dijo...

Yo podría ser el hematocrito que te aporte el oxigeno y la ºTra adecuada. Te había escrito una charlotada para que te rias, pero lo he borrado, ya que hay neutrófilos merodeando. Me gusto el poema...hablando en serio. Al leerlo sentía que iba desplazándome por los versos.

Sldos!!

susi underground dijo...

Pero doc, si los neutrófilos tienen un citoplasma rosa, son muy majos, no importa que merodeen.
Aunque si el neutrófilo es inmaduro, es de color rojo, y eso aumenta mucho los niveles de estrés, nada conveniente para la tensión arterial, como bien sabes.
Eres genial, sólo con eso que has escrito me he reído un buen rato.
Un abrazo, brujo de la tribu.

Arkha dijo...

Ah mi niña de las españas, como te quiero... sabes que también espero que eso tan hermoso del pasado se vuelva futuro porque es lo que falta para que todo sea perfecto:

http://www.youtube.com/watch?v=URZA5Fu_ZI8

Arkha dijo...

Dije futuro..? jejeje... quise decir presente... Algo gano con enviarte un beso ahora como si hubiera partido desde ayer y fuera a llegar mañana...

Arkha dijo...

Pero ya ves que existe la magia que ya lo tienes ahí, desde ayer y desde mañana, diremos siempre...

susi underground dijo...

Me encantan los felinos, tan libres, tan salvajes...
Tu beso de ayer recibido hoy, es mañana y se queda para siempre. Es lo bueno de medir el tiempo con amor y respeto, no con relojes.
Niño del desierto, yo también te quiero.