#cookieChoiceInfo { display: none; }
Allen Ginsberg, tras leer las críticas oficiales a su poema Aullido:
"La poesía ha sido atacada por un aterrorizado hatajo de ignorantes y pelmazos que no comprenden cómo se hace, y el problema con estos cretinos es que tampoco la reconocerían si se les apareciera en mitad de la calle y se los follara a plena luz del día."

viernes, 20 de julio de 2012

A veces


"Pies, pa' que los quiero, si tengo alas para volar", Frida Kahlo


A veces mis pies despiertan en espirales

como un brote del brujo de los bosques.

Salen, hermosos y serios, al encuentro

de un alisio floreando la solapa de las nubes,

tersos manchones encaramados

al último piso de una torre doblada sobre su ombligo.

No se detienen al grito de la frontera,

no escuchan la voces que previenen del peligro,

no esperan la luz verde,

no se estrechan sus dedos en los zapatos.

Simplemente amarillos, se me vuelan.



2 comentarios:

El sueño de Gilgamesh dijo...

Tú no tienes pies, tienes alas. Enhorabuena por ello :)

susi underground dijo...

Las alas como pies y los pies como alas. Eso estaría muy bien.
Gracias, Virginia, nos leemos.