#cookieChoiceInfo { display: none; }
Allen Ginsberg, tras leer las críticas oficiales a su poema Aullido:
"La poesía ha sido atacada por un aterrorizado hatajo de ignorantes y pelmazos que no comprenden cómo se hace, y el problema con estos cretinos es que tampoco la reconocerían si se les apareciera en mitad de la calle y se los follara a plena luz del día."

jueves, 15 de marzo de 2012

Whisky y tabaco (One More Cup Of Coffee)


La cruda y desnuda piel refleja los rayos

del sol en la verde tarde,

embarcada en desfiles de escarabajos.

En mi jardín soy Eva determinando

exactamente el grado de acidez de la

manzana ofrecida por el árbol, pequeña,

ideal para comerla de un bocado.

El arte de mi raza se clava en el borde

de mis oídos, en mis marismas,

en cada hueco azulado por un lejano

cielo que amanece cuando aquí se apaga.

¿Has sentido el sabor de mis ojos?

¿El sonido de mi cuello, el olor de mi voz

o el tacto de mi alma?

Pascual Duarte camina por los prados

con su angustioso rictus de bestia acorralada.

Tendré cuidado, sólo soy una caperucita blanca

a quien no gustan los lobos desangrados.

Tabaco y whisky...

Cuando no hay más, son el mejor regalo.




7 comentarios:

Huellas dijo...

Mientras el rey del blues inundaba mis ojos, la imagen de tus letras se diluían suavemente recorriendo la imagen de eva sin manzana y viendo otro paraíso desnudo. Gracias Su

susi underground dijo...

Al fin y al cabo, las ropas no son más que disfraces.
No está tan mal desnudar paraísos.
Gracias siempre a ti, Ana.

Juan Carlos Ventura dijo...

No he mezclado tus versos con el licor de blues que ofreces. Me los he bebido a secas, sin hielo ni otros brebajes. Me han bastado para saborear toda la intensidad de tu mundo de Eva, pecado, dolor, sed de vida. Gracias por regalarme este maravilloso licor de poesía que tan bien sienta a los enfermos del alma.

Por cierto... "One more cup of coffe"... ¿que hace el viejo Dylan deambulando por aquí?

Un fuerte abrazo, Underground!

Juan Carlos Ventura dijo...

No he mezclado tus versos con el licor de blues que ofreces. Me los he bebido a secas, sin hielo ni otros brebajes. Me han bastado para saborear toda la intensidad de tu mundo de Eva, pecado, dolor, sed de vida. Gracias por regalarme este maravilloso licor de poesía que tan bien sienta a los enfermos del alma.

Por cierto... "One more cup of coffe"... ¿que hace el viejo Dylan deambulando por aquí?

Un fuerte abrazo, Underground!

F.E.León dijo...

No puedo evitar, Susi, dejar mis ojos fijos hacia cualquier guiño que me traiga a Dylan, es cierto que quizás el poema vaya por otros derroteros, pero ya hace que me mantenga alerta. Yo sé que tú me lo puedes explicar, que las referencias para ti no son fruto del azar, tienen significado, como esa Eva rebelde sin Paraíso, ese Pascual Duarte de la España más terrible y amarga, o esa Caperucita que ha cambiado de color pero no de oficio.

Es difícil comentar tus poemas, Susi, pero las ganas de hacerlo siempre prevalecen porque siempre comunicas, aunque sea una tarea ardua extraer el significado preciso.

Un saludo.

susi underground dijo...

¿Qué va a hacer mi tío Dylan por mis versos? definirlos, darles un tiempo...

Gracias, Jota. Recuerdo que tú y yo nos 'conocimos' por algo que escribí sobre Bob, el bardo por excelencia de toda una época y varias generaciones.
Pues ahí andamos, haciéndole reverencias.
Abrazotes.

susi underground dijo...

No tengas miedo de comentar un poema que no comprendes, Efe. En cualquier caso, siempre el lector tiene la razón, y más en poesía, ese arte exquisitamente sintético.
Estaba escuchando ese tema de Dylan, estaba en mi jardincito, estaba sola, caía el sol y la tarde parecía haber tomado tintes verdosos... y entonces me salió lo que has leído.
Tiene que ver con el texto de Dylan, con esa Eva sin Adán, pero con serpiente, con las borracheras que surgen con el desamor, con la crueldad que pare a Duartes, con no querer hacer daño al lobo que antes de pretender engañarte sabías que lo intentaría. Y se la dediqué a alguien que me pidió un poema, había pasado una noche muy mala y su ya no amor le había dejado un paquete de tabaco en la mesa y una botella de whisky.
Como es la vida ¿eh?
Gracias por tus visitas, Efe, sabes que me encantan.