#cookieChoiceInfo { display: none; }
Allen Ginsberg, tras leer las críticas oficiales a su poema Aullido:
"La poesía ha sido atacada por un aterrorizado hatajo de ignorantes y pelmazos que no comprenden cómo se hace, y el problema con estos cretinos es que tampoco la reconocerían si se les apareciera en mitad de la calle y se los follara a plena luz del día."

miércoles, 18 de enero de 2012

La cueva




Va a ser que te sometes a la rutina  que cuelga
de aquella escarpia clavada en el centro del ladrillo.
A lo que te promete vacuna contra sobresaltos,
lo que quiere poner bridas al silbo de todos los aires,
lo que hiede, lo que asusta, lo que aturde y momifica.

Piensa que ya no verías el amanecer por mi ventana,
ésa que esconde tantas miserias como estandartes.
Hadas no tengo, se me terminaron. Pero aún existe la cueva
de las vertiras... mendades... verdades... mentiras...
la que amplifica el fulgor de las palabras en caótica danza.

No son normas, las necesarias.
Quizá con dignidad sería suficiente.

6 comentarios:

El Brujo de Letziaga dijo...

El tema del estancamiento físico y mental por un déficit de amor propio, muchas veces he pensado que tiene un punto de genética. Dos disyuntivas: Quedarse en su cueva y ahi me las den todas o salir y abrir otras ventanas y aunque también te la pongan tiesa, tirar p´alante como el pasadoble, aunque demos pasos p´atrás.

Be so

F.E.León dijo...

Nos vamos acostumbrando a tu lenguaje, Susi, a esa lucha por mantener apartados los lugares comunes. No sé si vertiras es un juego de palabras o un neologismo. El poema es bueno, Susi, como siempre no nos deja indiferentes. ¿Estás segura de que se terminaron las hadas?

susi underground dijo...

Estoy por asegurar, brujo, que tú harías lo segundo. Yo también.
Pero hay gente que se estanca en el pasado, que no quiere ver que las antiguas morales murieron en su propio vómito.

Un abrazo, doc.

susi underground dijo...

Es un juego de palabras, Efe, pero a este paso va a ser una nueva: aquella que define la mentira cotidiana, absurda, insistente...

No, amigo poeta. Las hadas siguen existiendo. Ahí me refiero a las que se toman por hadas y no son más que un grano en el culo.
Me gustan mis hadas, tus hadas...
Besote.

Ana Cevallos Carrión dijo...

Susi
y es que a veces no queremos salir de esa cueva y nutrirnos de todo lo que hay fuera que nos permite crecer
he disfrutado de leerte
Cariños
Ana

susi underground dijo...

Efectivamente, Ana.
A veces el miedo a lo de fuera no nos deja salir de los moldes.

Abrazos hasta tu hermosa tierra.