#cookieChoiceInfo { display: none; }
Allen Ginsberg, tras leer las críticas oficiales a su poema Aullido:
"La poesía ha sido atacada por un aterrorizado hatajo de ignorantes y pelmazos que no comprenden cómo se hace, y el problema con estos cretinos es que tampoco la reconocerían si se les apareciera en mitad de la calle y se los follara a plena luz del día."

sábado, 3 de diciembre de 2011

Peatones



Pasos de cansados peatones se arrastran
tergiversando el mensaje de 
las manchas en las aceras.


Alguna grieta por donde se cuelan
imposibles hebras verdes,
remolinos de papeles tintados
con pereza y sin esperanza
deletrean las lágrimas que se alían
para deshacer sus venas marrones,
jirones de savia en momia tumefacta.


El hocico de una rata asoma por 
la alcantarilla, puerta de entrada
a los propios infiernos
abrigados con patéticas capas
de ajados colores, el forro es plomo
y el cuello, una espita sin llave.


Y siguen arrastrando sus pasos, los peatones.

3 comentarios:

Xinauh dijo...

"Y siguen arrastrando sus pasos, los peatones".

Viviendo sin vivir,
mirando sin ver,
hablando sin decir nada...

Tienes una fuerza en tus palabras que me hace recapacitar sobre muchas cosas Susi, éstas especialmente me han puesto triste.

Un beso cielo.

susi underground dijo...

Eso es lo que deberíamos recapacitar, Xinauh: que no hemos nacido para arrastrar cadenas en los pies, y mucho menos en las mentes.
Es triste, pero antes de la solución está el reconocimiento del problema.
Y tú bien sabes de eso de dar energía, que no nos sobra.
Un beso, revoltosa.

Ángel DeX dijo...

PARIÓ