#cookieChoiceInfo { display: none; }
Allen Ginsberg, tras leer las críticas oficiales a su poema Aullido:
"La poesía ha sido atacada por un aterrorizado hatajo de ignorantes y pelmazos que no comprenden cómo se hace, y el problema con estos cretinos es que tampoco la reconocerían si se les apareciera en mitad de la calle y se los follara a plena luz del día."

viernes, 16 de diciembre de 2011

Diente de invierno


Boca limpia 

por saliva de astros 

flotando entre

púdicas ansias.

No mueren

siquiera

bajo el diente

del mágico invierno,

fire and ice

en el instinto,

impugnación 

de lindes,

sólo tiempo.

4 comentarios:

David C. dijo...

esas dos primeras líneas impactantes.

susi underground dijo...

Gracias por pasarte por aquí, David.
Y por dejar tu impresión.
Saludos.

Anónimo dijo...

Hay una tribu en el desiero sahariano que no me acuerdo su nombre, sé que visten de azul, y que tienen una leyenda que dice:

Ellos tienen reloj
Nosotros tenemos tiempo.

Tu acabas tu poema con "solo tiempo", es una máxima a tener en cuenta, como la predica ésa tribu sahariana. Habria que limpiarse las papilas gustativas de los "tic-tac" y nadar en tener todo el tiempo del mundo como recitaba el malogrado Manolo Otero.

Un abrazo

El pintor de sueños

susi underground dijo...

Son los tuaregs, pintor.
A mi en una ocasión un amigo me envió unas imágenes de los hombres azules, otro nombre por el que se les conoce,
con algo muy parecido a eso que cuentas.
Muy bonito comentario.
Un abrazo, poeta.