#cookieChoiceInfo { display: none; }
Allen Ginsberg, tras leer las críticas oficiales a su poema Aullido:
"La poesía ha sido atacada por un aterrorizado hatajo de ignorantes y pelmazos que no comprenden cómo se hace, y el problema con estos cretinos es que tampoco la reconocerían si se les apareciera en mitad de la calle y se los follara a plena luz del día."

lunes, 28 de noviembre de 2011

Los sentidos


Un lugar para aprender cómo es el vano
de las puertas que no existen,
limpias mutaciones desde el primer día.

Simples caléndulas rompiéndose 
en naranja me llaman. 
Imantada respondo
desde una natural alegría por su existencia,
regalo para los sentidos.

Después de esto no habrá fantasmas
inadaptados que me hagan temblar.
Es mi pulsión y mi dicha
que me hable el aire,
sus manos en mi pelo. 



6 comentarios:

Xinauh dijo...

Me encanta este poema, que me hace escuchar el sonido de la libertad :)

Un beso Susi

El Brujo de Letziaga dijo...

Me gustaria ser ése aire con toda la fragancia que "atraviesa las puertas sin puertas" y luego las manos en...jejeje. Es broma.

Saludos y un abrazo

susi underground dijo...

Gracias, Xinauh, de algún lugar hay que sacarla.
Besotes.

susi underground dijo...

Y las manos en tu cintura... que decía un cantante francés... hace ya algún tiempo jejje.
Anda, anda, que se te va la imaginación por los cerros de Úbeda. Bueno, del Igueldo.
Besos, brujo.

El Brujo de Letziaga dijo...

Lo decia el cantante Adamo...Cuando era yo joven, estaba entre las casettes de mi voiture. Bueno, sigo teniendo buen "porte" a pesar del medio siglo que me queda por vivir. Tengo un acuerdo con el notario que hasta los 103 nada.

El Igueldo como que no me va mucho, yo soy más de Artxanda jajaj...Soy mas bizkaitarra que giputxi, y además el Golfo de Bizkaia ya sabes que se "baña" a la Contxa de Donosti jejej.

Un abrazo fuerte

susi underground dijo...

¿Pero tú tenías voiture, y todo?
Seguro que tienes buen porte, la cocina de tu madre debe de ser la mejor receta para no envejecer nunca.
No doy una... así que de Artxanda.
Y normal que el golfo se bañe en la concha... miraaaa, no me tires de la lengua.